Ateísmo, ciencia y totalitarismo