Las bases de la política internacional española son falsas.