España, país enfermo de falsedad histórica