Una república de botarates: Azaña y los republicanos