Marcos Ana o los héroes de los neochekistas y la abyección del PP