La “matanza” de Badajoz como obra culminante de la estupidez y la canallería