Mediocridad, pedantería y deshonestidad intelectual