Por qué nuestros políticos son delincuentes (I)