Siria, Trump y los intereses de España