La vieja historia de los generales «franquistas» sobornados por Londres