La evolución ¿homogénea? del pensamiento del Papa