El problema de la Iglesia: El «catolicismo» liberal