Evitar que la historia descarrile