Crítica de ‘La ciudad de las estrellas (La La Land)’: Vivir en un sueño