Crítica: Fast & Furious 7, el absurdo más divertido de la saga