Crítica de «El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares»: El juguete de Tim Burton