Crítica de ‘Independence Day: Contraataque’: Bromas en el fin del mundo