Del eterno ‘dramón’ de Víctor Sandoval a la farsa de Tejado