La ‘incultura’ general de los concursantes de Gran Hermano