La dieta mediterránea, mejor para adelgazar que la baja en grasa