Silenciados, cuando los maltratados son ellos