'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
presidente de vox león y candidato a las cortes de cyl
presidente de vox león y candidato a las cortes de cyl

Carlos Pollán: ‘La gente de León quiere soluciones que no ha habido en 35 años con el PP, la única alternativa es VOX’

10 de febrero de 2022

Carlos Pollán es el presidente de VOX León y también candidato a las Cortes de Castilla y León en las elecciones del próximo domingo en la comunidad. En esta entrevista con La Gaceta de la Iberosfera confiesa que, aunque no tenía ninguna «necesidad material» de meterse en política –es autónomo desde hace 32 años–, decidió entrar en VOX porque se identifica plenamente con el movimiento que, para él, «va más allá de lo político».

Sobre su provincia, León, explica que siempre ha sentido la necesidad de defenderla, después de años de Gobiernos inútiles que no han propuesto, ni aplicado, soluciones a los graves problemas que afrontan los leoneses como la despoblación o la desindustrialización. «La gente de León está cansada, la única alternativa es VOX», asegura.

– ¿Qué es el ‘leonesismo’ y cómo puede practicarlo VOX?

En esta campaña estamos hablando mucho de los 35 años que lleva gobernando en Castilla y León el PP, de los 40 años del Estado autonómico, absolutamente fallido, en este país. Nos consideramos leonesistas pero no compartimos, de ninguna manera, el planteamiento de Unión del Pueblo de León. Son un partido regionalista que quiere una autonomía más, que también lleva 35 años, y que ahora mismo aporta lo mismo que el PP o el PSOE: un mantenimiento de un Estado autonómico fallido, la creación de una autonomía nueva en la que se involucra a Zamora y a Salamanca, que yo creo que no quieren saber absolutamente nada de una nueva región. Nosotros estamos intentando redireccionar ese sistema leonesista a un sistema de políticas que saque a León de la situación en la que se encuentra y que tenga una visión nacional. Crear una décimo octava autonomía no es la solución.

– Me gustaría entender por qué los leonesistas, según las encuestas, tienen esa proyección cuando mucha gente les achaca que son parte del problema.

La Unión del Pueblo de León ya tuvo hace unas legislaturas dos o tres procuradores en la Junta de León; vivieron un auge de ese sentimiento leonesista que después se vino abajo porque no tiene razón de ser. Ahora se han encontrado con un auge impulsado por el alcalde de León. El alcalde del PSOE se ha puesto a la cabeza del leonesismo. Ha enfrentado León con Valladolid cuando los problemas que tiene León los tienen también otras provincias de la comunidad, se ha enfrentado con su propio partido y quién sabe si se está buscando las habichuelas a futuro. Es difícilmente entendible el apoyo de este alcalde socialista a las políticas de UPL.

– ¿Va a hacer falta mucha ‘Siembra’, como dice su lema de campaña, para revertir la situación en Castilla y León?

Parece que nos hubieran preguntado a los leoneses el eslogan porque encaja absolutamente, al 100%, con las carencias y la situación que atraviese nuestra provincia: despoblación, desindustrialización, déficit en el sector primario, el mundo rural está hecho una pena… De lo que estamos seguros es de que los problemas de estos 38 años de la comunidad autónoma no se van a resolver de un día para otro. Tiene que haber una visión nacional y atacar los problemas de la comunidad. Debemos ir poco a poco, la gente está muy harta y muy cansada y, en la medida en que tengamos representación, trabajaremos para cambiar esto porque hay mucha gente que lo necesita y vamos en la buena línea.

– Las críticas que se refieren a VOX dicen que no tiene ninguna experiencia en gestión y se preguntan de dónde va a sacar el dinero para sembrar todo lo que tienen que sembrar en León…

Los partidos que compiten con nosotros son muy críticos. Nosotros llevamos mucho tiempo tratando con sectores que están muy castigados por la situación actual y nos dicen que sus reivindicaciones de ahora son las mismas que tenían en 2019 y en 2015. La gente de León echa en falta que los representantes de sus partidos hayan hecho algo en estos años de gestión, y no han hecho nada. Nuestros empresarios y ganaderos siguen teniendo las mismas carencias y reivindicaciones que tenían antes. La base inicial para dar un cambio a esta situación tiene que pasar por una reducción del gasto político, del gasto innecesario. Eso es lo primero que tenemos que afrontar y lo primero que no gusta.

La gente está muy cansada y tiene muy claro que tiene que haber un cambio y que la única alternativa ahora mismo somos nosotros. Luego que se nos juzgue, si no cumplimos, que se nos juzgue, pero no que se nos meta en el mismo saco que los demás cuando no hemos tenido opción. Estamos cumpliendo lo que prometemos.

– La Agenda 2030 y sus derivadas medioambientalistas están resultando, y van a resultar, muy duras y desagradables también para la provincia de León. Usted es hijo de minero, si no estoy mal informado…

Es una historia que quería dejar para el acto de cierre con Santiago Abascal, pero es una historia que tiene su miga… mi padre y mi madre descienden de una zona minera. Mi padre, con catorce años, te estoy hablando del año 1950 aproximadamente, se tuvo que ir a trabajar a la mina. Era el único hijo varón de una familia con tres hermanas, su padre falleció, y la única forma para la familia de tener recursos fue que él se fuera a trabajar a la mina.

Me han dicho muchas veces que hablamos mucho de la Agenda 2030 y que en León no tienen nada que ver con la Agenda 2030, y yo me he cansado de repetir en esta campaña que la Agenda 2030 tiene una influencia terrible en nuestra provincia. Es la que ha cerrado la minería en el 2018, cuando en otros países de Europa tienen un horizonte de extracción y de quema de carbón para el año 2035. Es con la que nos dice el ministro Garzón que no podemos comer carne, es la que nos ha llevado a derruir centrales térmicas como la del Bierzo o que está desmantelando la de La Robla, a 24 kilómetros de León. Nos hemos empeñado en esta campaña en hacer ver a la gente que la Agenda 2030 tiene repercusión en la provincia de León: en nuestra desindustrialización y en el día a día de la gente.

– Como hijo de minero, tiene que conocer el Plan de dinamización de las comarcas mineras que se prorrogó este año. ¿Puede VOX hacer algo por esas zonas mineras?

En esta comunidad autónoma se ha vivido una situación especial. Esos Fondos Miner que existieron en su momento, la Junta de Castilla y León los dedicó a otras actividades y a otras infraestructuras a las que no tenían que haber ido destinados. Nos encontramos con una desolación absoluta en estas zonas mineras y sin opciones de futuro ni recursos.

– Volviendo a la campaña, parece que se le está haciendo muy larga al PP, ¿se ha equivocado Mañueco otra vez convocando elecciones?

La respuesta a esa pregunta la tendremos el domingo. Una base importante de nuestros votantes, que viene del PP, se ha sentido despreciada por los populares. Han convocado unas elecciones pensando en que se iban a pasear, que deshacerse de Ciudadanos les iba a valer para conseguir una mayoría, pero la gente quiere que se propongan soluciones que en 35 años no se han propuesto, que se propongan cosas que llevan incumplidas quince años o más… la gente está muy cansada de todo esto. La única alternativa es nuestro sentido común.

– ¿Hasta qué punto le da miedo que el PP nacional acabe pactando con el PSOE?

Más que miedo me daría pena. Si analizamos muchos de sus postulados están más cercanos a la zona del centroizquierda que a nosotros, están lejos de los principios que en origen regían las ideas del Partido Popular. Nosotros tenemos que preocuparnos de lo nuestro, de cumplir y dar valor a lo que pensamos y a lo que nuestros votantes quieren de nosotros. Nosotros tenemos clara la línea que queremos seguir y no la vamos a variar. No somos iguales y lo vamos a demostrar, ya lo estamos demostrando en Andalucía y en el Congreso de los Diputados. Llegaremos más lento o más rápido, pero vamos a ser fieles a lo que decimos.

– Sé que no me va a responder preguntas sobre pactos, pero, en una hipotética negociación, dígame qué es lo que no piensa aceptar o qué es lo que va a reclamar para León.

Lógicamente no sería ético para nuestros votantes decirles que vamos a pactar con el PP. No es nuestra idea y no lo vamos a hacer. Nuestro presidente ya dijo que el que piense que vamos a regalar nuestros votos al PP, que no nos vote.

Decirte qué vamos a pedir sería adelantarnos a los hechos. Una vez que sepamos el domingo qué respaldo tenemos, nos sentaremos, y quién tenga que decidir, decidirá qué es lo que tenemos que hacer. Sería muy osado por mi parte contestarte. Lo que la gente tiene que tener claro es que el nuestro es un proyecto nacional, que estamos dentro de las comunidades autónomas para dirigir la opción a nivel nacional. Lo que decidan los ciudadanos será lo que marque las pautas a seguir.

– Una última pregunta. Usted no tenía ninguna necesidad de meterse en política. ¿Por qué lo hizo? ¿Merece la pena?

Yo estoy convencido de que sí. He pasado por distintos ámbitos de mi vida a nivel deportivo y profesional. Soy autónomo desde hace 32 años, tengo 55, no tenía ninguna necesidad material de buscarme una salida a nivel político. Ha sido un tema de conciencia, de hartazgo. Tengo dos hijos de 17 y 19 años a los que me gustaría ver crecer y desarrollarse en León y a día de hoy lo veo muy difícil. Es una mezcla de todo, de ver cómo una provincia como León se ha ido cayendo poco a poco por unas políticas muy perjudiciales para la provincia y sus familias… he encontrado un movimiento con el que me identifico y que va más allá de lo político. No me arrepiento en absoluto.

temas
Otras entrevistas
Noticias Relacionadas
.
Fondo newsletter