UN ANÁLISIS DE JULIO ARIZA

La huelga feminista, cuestión de encuestas