LA ESPAÑA CRUDA

Alfredo Urdaci: De la secesión a la decepción, pasando por Rufián