Pío Moa: 

La ETA, vergüenza inconfesable de una democracia fallida

Opinión
Pío Moa