'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Crítica de ‘La verdad duele’: Golpe de realidad

La políticamente correcta y convencional Concussion (La verdad duele) ha sido, curiosamente, la chispa que ha encendido el boicot de los actores negros a la ceremonia de los Oscar. En verdad lo tenía todo: una historia conservadora basada en hechos reales, un controvertido descubrimiento que pondría en jaque al deporte nacional de Estados Unidos y una interpretación sujeta a los gustos de la Academia. Sin embargo, las aspiraciones han quedado en nada. La cinta, más allá de la correcta interpretación de Will Smith, es un interesante trabajo con demasiadas buenas intenciones que no acaba por decidir a qué género acogerse y cuyo ritmo decae al final de la cinta.

Bajo el cuestionado título en España de La Verdad Duele, el director Peter Landesman narra sin riesgos y casi periodísticamente el descubrimiento de un síndrome que realizó el doctor Omalu en los cráneos de exjugadores de fútbol americano fallecidos en extrañas circunstancias. La enfermedad que encontró, provocada por los repetidos traumatismos de los jugadores a lo largo de su carrera deportiva, fue cubierta y negada por la Liga de Fútbol Americano (NFL), que se enfrentó al doctor por medios policiales y jurídicos para destruir su carrera.

Will Smith lidera de forma correcta y carismática, aunque no espectacular, una película con momentos de thriller jurídico y drama familiar que acaba perdiendo fuerza demasiado cerca del final, apoyándose entonces en una previsible historia de amor que cae irremediablemente el cliché.

El potente arranque de la cinta, con un forense que habla a los muertos y por los que se enfrenta al mayor negocio de Estados Unidos, pronto queda opacado por una narración demasiado amigable -que, en vez de ser incómoda ha sido, por cierto, aprobada por la NFL– y respetuosa con una problemática que pedía más entrega. Porque, a pesar de contar con una trama de gran interés, La Verdad Duele peca de suavidad y de no haberse podido convertir en una denuncia contundente.

Puntuación: 2,5/5

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter