No olvidamos -jamás lo haremos- que en el País Vasco la muerte fue el precio pagado por pensar diferente; por no hablar de Cuba, Venezuela, Bolivia y todos los países donde ha gobernado el comunismo