Los líderes de Asia-Pacífico dejaron de lado el viernes las diferencias sobre el comercio para respaldar su primer comunicado conjunto en tres años, pidiendo un comercio libre y predecible para ayudar a respaldar una economía global golpeada por la pandemia de coronavirus.