El régimen de Daniel Ortega mantiene encarcelados a 149 presos políticos, 139 de ellos en el contexto del estallido social de abril de 2018, aunque la cifra podría ser mayor debido a que algunos casos no han sido incluidos en una lista publicada por el “Mecanismo para el reconocimiento de personas presas políticas”.