La tiranía cubana planea convertir la mayoría de sus restaurantes estatales en cooperativas y negocios privados en los próximos meses para dejar de subsidiarlos en 2021, según informes locales y una fuente con conocimiento del asunto.