El presunto autor es Darrell E. Brooks, un sujeto negro de unos treinta años de edad y sobre el que pesan numerosos antecedentes.