Fusilar y dinamitar al Sagrado Corazón, la macabra diversión de las milicias