«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

El Vaticano da el primer paso para la beatificación de Justa Domínguez

Sufrió la persecución religiosa durante la Guerra Civil y en el asalto de 16 días a su Casa provincial, ella animaba a las Hermanas a padecer por dar testimonio de la fe.


El papa Francisco aprobó el decreto que reconoce «la virtudes heroicas» de la monja española Justa Domínguez de Vidaurreta e Idoy (1875-1958), superiora provincial de la Sociedad de las Hijas de la Caridad de la San Vicenzo de Paúl, primer paso en el proceso de beatificación.
La oficina de prensa del Vaticano informó de que el papa recibió este viernes al prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato, para firmar varios decretos de procesos de beatificación.
Entre ellos el de esta monja de la llamada «familia vicenciana» que nació en Azpeitia, en Guipúzcoa, el 2 de noviembre en 1875 y murió en Madrid el 18 de diciembre de 1958.
Según su biografía en la página web de la Familia Vicenciana, dedicó su vida a los más pobres como visitadora de las Hermanas de la Caridad y sufrió la persecución religiosa durante la Guerra Civil española y en el asalto de 16 días a su Casa provincial, ella animaba a las Hermanas a padecer por dar testimonio de la Fe.
Desde ahora la monja española será considerada «venerable», mientras que para que sea beatificada es necesario que se haya producido un milagro debido a su intercesión. Para que sea canonizada, declarada santa, se precisa un segundo milagro obrado «por intercesión» después de ser proclamada beata.

TEMAS |

ESPAÑA

.
Fondo newsletter