'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Sí, la educación diferenciada es exitosa… y también constitucional

Imagen de una clase de educación diferenciada en Reino Unido | Departamento Educación Reino Unido - BBC

El aval que el Tribunal Constitucional otorgaba este martes a la financiación pública de centros docentes de educación diferenciada supone, además de un enorme enfado entre la progresía de la izquierda, la consolidación de un modelo de éxito.


El Tribunal Constitucional anunciaba este martes la legalidad y oportunidad de los centros de educación diferenciada -separados por sexos- y, por tanto, la subvención con dinero público a los colegios que apuestan por este sistema educativo.
Una decisión que da la espalda al recurso presentado por el PSOE, que pedía reflexionar sobre una reforma de la Constitución y, en concreto del artículo 27 que señala, entre otras cuestiones, que los poderes públicos deben garantizar “el derecho que asiste a los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”; que la “enseñanza básica es obligatoria y gratuita” y que las personas físicas y jurídicas tienen la libertad de “creación de centros docentes, dentro del respeto a los principios constitucionales”.
Con 103 colegios de educación diferenciada en toda España y 67 de ellos concertados por las distintas administraciones públicas, la noticia no es, evidentemente, menor. Quizá por eso ha indignado tanto a la progresía, que se ha apresurado a cargar las tintas contra la decisión del tribunal que vela por el respeto a la Constitución:
La portavoz socialista de Educación en el Congreso, Luz Martínez Seijo, calificaba la decisión del TC de muy «preocupante» y lamentaba la existencia de un modelo educativo centrado en una ideología de la derecha que permite «esa segregación”. Desde Podemos, el portavoz de Educación, Javier Sánchez, afirmaba que la sentencia del Constitucional es «una malísima noticia para la educación de nuestro país» e insistía en calificar de “contraria a los valores democráticos y los derechos humanos» la educación que separa a niños y niñas.

Modelo de tradición cristiana

En realidad, y aunque el recurso del PSOE criticaba no sólo el concierto de los centros de educación diferenciada sino también la mera existencia de los mismos o que la asignatura de Religión fuera una asignatura alternativa obligatoria, lo que parece molestar a la izquierda es que los padres que así lo deseen -la educación diferenciada no se impone en ningún caso- pueden optar por un modelo educativo abrazado, de forma tradicional, por centros de inspiración cristiana y, en muchas ocasiones, pertenecientes al Opus Dei.
Así, y para pesar de la izquierda, asociaciones como la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA) celebran ahora la decisión del Constitucional: “Es muy positiva, porque avala la libertad de los padres para poder elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos”, decía el presidente de CONCAPA, Pedro José Caballero.

Avalado por el éxito

Criticado hasta la extenuación por anticuado o puritano por la progresía, este modelo cuenta, sin embargo, con numerosos partidarios a lo largo y ancho del planeta. Un estudio de la European Association Single-Sex Education (EASSE) recuerda que más de 70 países de todo el mundo muestran el respaldo a esta opción pedagógica. Así, Reino Unido tiene 1.902 escuelas diferenciadas para chicos y para chicas, de las cuales 416 reciben fondos públicos. En 2008, las calificaciones del General Certificate of Secundary mostraban que 81 de las 100 escuelas con mejores resultados eran centros de educación diferenciada.
En Alemania, mientras, la educación diferenciada ha comenzado a introducirse en las escuelas públicas para aumentar las posibilidades de elección de los padres y en regiones como Baviera el 25% de las escuelas públicas ya ofrecen materias en las que se separa a chicos y chicas para impartirlas mientras que en Berlín hay 180 escuelas públicas en las que se aplica este sistema.
La doctora de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) Linda Sax, autora de una investigación sobre igualdad de género, concluye que la educación diferenciada favorece la elección de carreras universitarias de Ciencias y Tecnología por parte de las mujeres, proporcionando una solución a los todavía bajos índices de mujeres que se deciden de forma profesional por este sector.
Además, añade Sax, este tipo de educación favorece aspectos como el compromiso académico, el interés de las mujeres por el ámbito sociopolítico, la alta participación en la universidad en los órganos de gobierno, mayor confianza en habilidades matemáticas e informáticas y un mayor interés en acceder a carreras de Ingeniería.
Pero, más allá de los abstractos estudios… vamos a los hechos. El pasado mes de marzo el diario El Mundo publicaba su tradicional ranking de los mejores colegios de España. Enumera los 100 primeros entre los que figuran, atención, 16 colegios de educación diferenciada. ‘No son tantos’, pensará algún escéptico… Pero, ¿qué pasa si se tiene en cuenta que la educación diferenciada supone sólo el 1% del sector educativo en toda España? Entonces, esos 16 centros parecen cobrar más importancia, ¿verdad?
Son, por cierto, los colegios Miravalles, El Redín, Irabia, Izaga, Ayalde, Munabe, Alcaste, La Vall, Senara, Les Alzines, Guadalaviar, Mulhacén, Monaita, Montealto, El Prado y Highlands.

Separados, ¿por qué?

Una de los razones que enarbolan los partidarios de este modelo educativo es que las mujeres maduran biológica y psíquicamente antes que los varones, y deben ser atendidas en consideración a esta realidad.
Nadie pone en duda -tampoco los centros de educación diferenciada a pesar de la opinión de algunos sectores- que el hombre y la mujer tienen la misma dignidad y los mismos derechos. Sin embargo, más allá de esta realidad, existen diferencias entre hombres y mujeres que se atienden de forma especializada en los centros en los que se proporciona una educación separada.

¿Sexista?

Más opiniones a favor: Maria Calvo, autora de la obra La educación diferenciada en el siglo XXI, ‘Regreso al futuro’, señala que, lejos de ser sexista, el modelo de la educación diferenciada favorece el desarrollo de ambos sexos: “en los colegios mixtos, los estereotipos se refuerzan. El varón, más inmaduro que las niñas de su misma edad, vive como dominado por ellas, ya que le aventajan en destrezas verbales, maduración y responsabilidad. Esta diferencia es real y persistente en el tiempo. Ante esto, muchos niños reaccionan a la contra, con excesos de violencia y posicionan su rol a través de actitudes machistas. Los comportamientos estereotipados y discriminatorios están a la orden del día en las escuelas mixtas, dificultando la convivencia en el aula que se llena de tensiones y conflictos”. Una realidad que, evidentemente, no se da en las aulas segregadas. Además, Calvo señala que “investigaciones recientes muestran cómo los colegios que han introducido técnicas de educación específica para niños y niñas experimentan una subida generalizada del nivel académico y de la eficacia docente, sobre todo entre alumnos que históricamente han estado en desventaja por motivos socio-económicos”, desmontando así una de las cuestiones a las que se aferran los detractores de esta educación a la que tildan de elitista.
Si la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, hacía célebre su oposición a la educación diferenciada con un “quien la quiera que se la pague”, ahora el Constitucional enmienda la plana y defiende que “quien la quiera… reclame su derecho a tenerla”.

Leer más…

Ventajas e inconvenientes de la educación diferenciada
Asociación Europea de Educación Diferenciada

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter