'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

De Toledo destaca su compromiso con sus votantes y piensa que serán ellos los que decidan si deja el escaño

Cayetana Álvarez de Toledo durante su rueda de prensa a las puertas del Congreso de los Diputados

La exportavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha destacado la deuda y el «compromiso personal» que tiene con los votantes a la hora de plantearse si deja o no el escaño, tras ser destituida la semana pasada de su cargo en el partido.

En una entrevista en la cadena Cope, ha asegurado que aún tiene que «meditar profundamente» sobre cuál será su futuro político y ha dicho que todavía no puede dar una «respuesta nítida», pero que los 280.000 catalanes que votaron en las últimas generales por el PP «siguen ahí» y frente a una situación de «doble pandemia», la vírica y la nacionalista.

Por eso, ha considerado que «merecen especial cuidado, protección, amparo y consideración» y ha dicho que están «especialmente presentes» en sus reflexiones respecto a su siguiente paso a nivel político, ya que ella fue la cabeza de lista por Barcelona.

Álvarez de Toledo ha insistido en que no está de acuerdo con el líder del PP, Pablo Casado, y su afirmación ante la Junta Directiva Nacional de que «un partido no puede pretender que una sociedad se parezca a él» porque la obligación del partido es «cambiar la sociedad» para hacerla más igualitaria.

A su juicio, esta es una «forma de desistimiento» porque supone que «renuncias a gobernar a no ser que la izquierda lo haga rematadamente mal», así que ha reiterado que ahora es «el momento decisivo» en el que hay que dar la batalla cultural contra la supuesta «hegemonía moral» de la izquierda y el nacionalismo.

Sobre su cese como portavoz parlamentaria, ha reprochado que  «no hubo equívocos» respecto a cuál iba a ser su estrategia sino que se produjo «un cambio de criterio» por parte de Casado a la hora de adoptar una «decisión legítima», pero que no comparte.

Además, ha criticado la «labor de zapa» que cree que hicieron desde dentro del partido contra ella, en lo que ha calificado de intento de arrinconarla y limitar su acción política desde «el minuto uno».

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter