'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Las campañas electorales serán más virtuales y propondrán actos con aforo limitado

Urna electoral

La campaña para los comicios autonómicos en Galicia del 12 de julio será un poco más virtual y menos presencial, debido a las limitaciones de aforo de actos públicos impuestas para evitar una eventual propagación del coronavirus.

Eso redundará en un incremento de la producción de contenidos de vídeo e imagen en redes sociales telemáticas por parte de los partidos políticos y de la difusión de mítines por internet, con la intención de movilizar el electorado y de captar sobre todo el voto de los jóvenes.

Representantes de diversos partidos políticos indicaron  la intención de elaborar vídeos con mensajes directos a un público ávido de respuestas ante las numerosas incertidumbres surgidas por la crisis en materia de salud pública de la pandemia de COVID-19 y de la repercusión económica y social.

El PPdeG, liderado por Alberto Núñez Feijóo, que acapara el voto conservador en Galicia y aspira a revalidar su triunfo en esos comicios, estudia ofrecer sus mítines en directo por internet y redes sociales.

También fuentes del PSdeG indicaron la intención de profundizar en las redes telemáticas para captar un público joven y urbano más proclive a simpatizar con las formaciones de izquierda.

Representantes del BNG, En Común o Marea Galleguista, críticos con la abusiva presencia de Feijóo en el canal de televisión autonómico durante la pandemia frente al escaso espacio concedido a las formaciones de oposición, preparan imaginativas fórmulas para contrarrestar esa situación de desventajas.

Los partidos pretenden combinar las fórmulas de contenido digital con las tradicionales campañas en medios de comunicación de masas y las reuniones, de limitado público, en diversos puntos de Galicia para tratar de llegar al mayor número, ya que los mítines multitudinarios, prohibidos por precaución para evitar brotes de propagación de la epidemia, han quedado relegados.

Para el profesor José Sixto de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), el fenómeno de las campañas políticas «virtuales» de comunicación puede contribuir a «movilizar a jóvenes» o a un público de «alto poder adquisitivo» en zonas urbanas.

Sin embargo, los mensajes en redes sociales telemáticas apenas tienen incidencia en zonas rurales en las que hay limitada penetración de banda ancha y donde vive una población envejecida, aislada en zonas dispersas, más atenta a la visita personal de políticos a los canales de televisión y radio convencionales.

El profesor de Paulo Carlos López de la USC considera que las redes sociales digitales tienen «menos capacidad de conversión de voto», aunque han mostrado ser una elemento de «movilización» del electorado.

Aunque de momento no se conocen ni los mensajes ni el diseño de las campañas de los partidos políticos para los próximos comicios, López opina que las limitaciones de los mítines llevará a los políticos a ser más concisos y breves en sus intervenciones.

«Será una campaña  un poco más volcada al ámbito ideológico» en la que los partidos de izquierda apelarán a los «valores» tras una pandemia con consecuencias económicas y sociales, frente a una derecha que recurrirá al «efecto bandera» de ensalzar su gestión de «estabilidad y unidad», pronostica López.

En su opinión, los partidos parecen dispuestos a poner «mucha inversión publicitaria» en redes sociales ante una «campaña digital» mayor en «videopolítica».

Sin embargo, indicó que las redes sociales continúan siendo todavía minoritarias en Galicia frente al consumo de televisión, un medio que ha reforzado la audiencia en los últimos meses con las medidas de confinamiento de la población en sus hogares para prevenir la propagación de la pandemia.

Distancia, actos pequeños y menos público en la campaña electoral vasca

Los partidos vascos encaran este jueves una campaña electoral inédita por la COVID-19 sin grandes mítines en recintos abarrotados, con mayor presencia en las redes sociales y con predominio de actos de pequeño formato en los que habrá menos oradores y aforo limitado por la distancia de seguridad.

Aunque ningún partido renuncia a estar en la calle, todos asumen que los candidatos no podrán interactuar con los ciudadanos como en campañas anteriores, ni darles folletos u obsequios. También se reducirá el «séquito» de cargos que acompañan a los aspirantes en sus comparecencias públicas.

Los partidos combinarán en general dos tipos de actos para difundir sus mensajes: organizarán eventos sectoriales breves, principalmente por la mañana, pensados para los medios de comunicación y celebrarán mítines por las tardes para no perder el contacto con los afiliados, aunque, eso sí, serán de pequeño formato.

El PNV optará por escenarios «más ligeros» y «austeros», de los que desaparecerán los cargos que habitualmente se sientan en la tribuna colocada tras los oradores, cuyo número será menor. También habrá menos público al reducirse el aforo, y los asientos se espaciarán para garantizar el mantenimiento de la distancia de seguridad. Además, se colocarán dispensadores de gel hidroalcohólico.

Todos los actos se retransmitirán en directo por internet y las redes sociales tendrán un mayor peso que en las autonómicas de 2016 pero similar al protagonismo previsto para la campaña del 5 de abril, que finalmente fue pospuesta por la pandemia de la COVID-19.

En la misma línea EH Bildu emitirá por «streaming» todos los actos de la campaña electoral y seguirá apostando por las redes sociales, en las que ya tiene una presencia consolidada. No obstante, mantendrá el esquema «clásico» de sus campañas: pequeños actos sectoriales por la mañana y mítines vespertinos para un electorado «acostumbrado» a asistir a actos y «movilizarse».

La coalición abertzale asume en todo caso que serán mitines con una «estructura más simple» en espacios abiertos como plazas y con el cumplimiento de la distancia interpersonal de seguridad, de manera que los asistentes serán menos que en ocasiones anteriores.

EH Bildu renuncia por tanto al «macromitin» que acostumbra a organizar en cada campaña en grandes recintos como el BEC de Barakaldo y en el que reúne a miles de simpatizantes.

Elkarrekin Podemos reserva los «dos o tres eventos» con más público -aunque siempre con aforo limitado y distancia de seguridad- a las visitas que hagan los líderes nacionales de la formación como el secretario general y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y otros ministros.

La coalición morada dará así prioridad a actos breves orientados a los medios de comunicación -«canutazos» de los candidatos- para evitar aglomeraciones y los retransmitirá por internet para favorecer que sus mensajes lleguen a los electores vascos aunque no puedan asistir como público.

Los socialistas funcionarán con un esquema parecido al resto: darán más protagonismo a los actos sectoriales de pequeño formato y reservarán los mitines a la participación de dirigentes como el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que estará en el Palacio Miramar de San Sebastián este domingo.

No será en todo caso un mitin multitudinario, ya que se limitará el aforo y el público estará en asientos separados. Con estas medidas los asistentes, que deberán llevar mascarillas y limpiarse con hidrogel al entrar, apenas rondarán el centenar.

Todo ello llevará al PSE a reforzar su presencia en las redes sociales para «dar la opción a la militancia» de seguir los actos de campaña de manera telemática.

También el PP compaginará las retransmisiones por internet para difundir sus mensajes con los actos abiertos al público, que serán de formato reducido y contarán con las medidas de seguridad aplicables no solo a la campaña sino al resto de ámbitos de la sociedad.

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter