Las políticas de la UE favorecen a Marruecos: las exportaciones de su tomate en Europa se han duplicado desde 2013

El sindicato Solidaridad denuncia que las agendas de las élites globalistas imponen regulaciones climáticas que «destruyen el campo»