Rodríguez Doval: ‘México va hacia un régimen autoritario’

PREOCUPACIÓN POR ESPAÑA

México es un país que se desangra. Una nación lacerada por la violencia. Esa que estalló con particular furia a partir del 2006, cuando el entonces presidente Felipe Calderón emprendió la “guerra contra el narcotráfico”, bajo la promesa de que la militarización del país significaría el final de la violencia. 

14 años después de la llegada de Calderón al poder, México ha perdido a casi 300 mil ciudadanos a manos del narcotráfico. 

El año más violento de la historia fue 2019, cuando ya habían dejado el poder los partidos a los que Andrés Manuel López Obrador insistía en llamar “la mafia del poder” (PRI y PAN). El año pasado fueron asesinados 35 mil mexicanos, aunque el presidente tiene “otros datos”.

A esta herida abierta se suma otra, la del covid-19. Mientras escribo estas líneas las cifras oficiales – que carecen de credibilidad – suman 87 mil fallecidos por coronavirus. 

Todo parece indicar que la gestión de la pandemia del gobierno socialista de MORENA dejará más muertos que los 14 años de guerra contra el narcotráfico.

Al conversar con Fernando Rodríguez, militante del PAN y ex vocero de Ricardo Anaya durante la campaña de 2018, comienzo por reflexionar en lo inevitable que parecía la llegada del “mesías de Macuspana” al poder.

“Él prometía soluciones inmediatas y simplistas a los problemas del país. Con ese relato venció contundentemente en las elecciones”, explica Rodríguez.

Curiosamente, el PAN (partido socialcristiano) fue a esas elecciones en alianza con el Partido de la Revolución Democrática (agrupación socialista fundada por el propio López Obrador) y el progresista Movimiento Ciudadano. Aquella alianza ideológica parecía no tener pies ni cabeza, por eso le pregunto a Rodríguez cómo explicar ese intento de combatir el socialismo con alianzas de esa índole.

“En México al no existir primera vuelta presidencial nos vimos obligados a construir alianzas desde antes de la primera vuelta. Se hizo un frente que planteó una propuesta de avanzada para la modernización del país, para la lucha contra la corrupción, para garantizar las libertades de mercado, además garantizaba políticas públicas para combatir la pobreza”, indica el panista.

Hoy aquella alianza ha quedado trascendida y según este joven político “el Partido Acción Nacional es prácticamente la única alternativa político-electoral a este régimen de populismo autoritario. Tenemos el reto de canalizar el descontento y a quienes están arrepentidos de haber votado por López Obrador”.

No obstante, esta alternativa tiene una credibilidad desgastada por la violencia que generó el último gobierno panista. Según un estudio publicado por Bussiness Insider en agosto de este este año, la aprobación popular del PAN es de un 14,9%, la mayor de toda la oposición.

Al preguntarle por la guerra con el narcotráfico, Rodríguez asegura que antes de la llegada del PAN a Los Pinos “el crimen organizado ya tenía mucha presencia en todo el país, estaba infiltrado en las fiscalías, los órganos de justicia”. A su juicio “la mala forma de comunicar fue lo que generó una percepción negativa” del enfrentamiento militar con los cárteles de la droga.

Rodríguez Doval diagnostica frontalmente los vicios autoritarios que observa del gobierno de López Obrador, quien a su criterio “no se asume como jefe de Estado sino como jefe de una fracción que aspira a avasallar a todas las demás”. 

“En estos dos años se han dado pasos hacia un régimen profundamente autoritario. Hemos visto cómo el presidente ha invadido a los otros poderes. Hoy ya tiene una mayoría afín en la Suprema Corte de Justicia. Ha capturado los órganos constitucionales autónomos (…) es un régimen profundamente ideológico que al igual que otros regímenes populistas polariza al país y crea divisiones”, denuncia Rodríguez.

El manejo de la pandemia

El gobierno de López Obrador ha enfrentado la pandemia del covid-19 de manera ineficiente. Las cifras oficiales mientras escribo estas líneas nos hablan de 874 mil contagiados y 87 mil fallecidos, pero Rodríguez Doval afirma que no se puede creer en esos números.

“En el caso de los fallecidos ha habido varios especialistas que han insistido en que hay un subregistro de 3 personas por cada contabilizado. Es decir que el número actual habría que multiplicarlo por tres. Estaríamos hablando de 250 mil personas que han fallecido por la pandemia. Sobre los casos confirmados hay que tener en cuenta que México es uno de los países que realiza menos pruebas, por lo que hay menos casos detectados. Algunos especialistas afirman que esa cifra hay que multiplicarla por 20 o por 30”, dice el panista.

La censura 

La libertad de prensa en México es una deuda pendiente que la llamada “Cuarta Transformación” no ha querido resolver.

México es uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer este oficio. Según Artículo 19, del año 2000 a la fecha se han documentado 135 asesinatos de periodistas, de los cuáles 15 han ocurrido durante la administración actual.

Al respecto, Rodríguez comenta que durante las ruedas de prensa matutinas el presidente “se dedica a insultar, denostar y criticar a todos los medios de comunicación que no comparten sus posturas. Él se victimiza y afirma que es el presidente que ha sido más atacado por los medios de comunicación de la historia. Cosa que es mentira”.

“Aunque él asegura que no hay censura, esta es una forma indirecta de censurar porque estigmatiza al periodista y puede ponerlo en riesgo físico e incluso laboral”, concluye Fernando Rodríguez.

La popularidad de AMLO

Según datos de la encuesta nacional de El Financiero, Andrés Manuel López Obrador contaba con una popularidad del 62% para septiembre de este año. 

https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/sube-popularidad-de-amlo-en-septiembre-el-62-aprueba-su-mandato

“Ciertamente sigue teniendo una aprobación aceptablemente alta, pero en casi dos años ha perdido casi veinte puntos (…) la gente mayoritariamente le da un voto de confianza, pero no un cheque en blanco”, afirma Rodríguez.

Surge la duda de qué tan posible sería sacar a López Obrador del poder en el referéndum revocatorio de 2022 y que fue introducido en la constitución mexicana a pedido del mandatario socialista.

“Nosotros no apoyamos esa reforma porque cuando estableces este tipo de figuras solo logras que el país se polarice desde antes (…) además abres la puerta para que, así como el presidente hizo un referéndum para irse, pueda hacer uno para quedarse más tiempo. En México no existe la reelección y sería un despropósito que López Obrador se valiera de estas figuras para perpetuarse en el poder”, afirma el ex vocero del candidato panista Ricardo Anaya. 

Por ahora, el PAN no ha definido su postura en torno a la convocatoria para revocar el mandato, pues están concentrados en las elecciones de medio periodo que se llevarán a cabo el próximo año. 

La Iberosfera

Al conversar sobre la situación política que atraviesa el Reino de España, Rodríguez Doval afirma ver con preocupación la alianza de izquierda entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

“Vemos con preocupación lo que pasa en España (…) Es un gobierno sostenido por la extrema izquierda que quiere romper con la monarquía parlamentaria. Lo preocupante es que tienen mucha incidencia en Iberoamérica. José Luis Rodríguez Zapatero fue uno de los impulsores más importantes de regímenes como el de Hugo Chávez, Evo Morales y Cristina Fernández. Pablo Iglesias ha sido señalado por financiar a grupos que han buscado el poder político en otros países y no descartamos que en México hayan hecho algo semejante”, asegura el panista.

Deja una respuesta