El sandinismo «disidente» persigue la impunidad para posicionarse como la única alternativa a Ortega

El castigo a los crímenes cometidos por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), tras llegar al poder por la vía armada en 1979, es una asignatura pendiente en Nicaragua