«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Pozo La Lagarta, Tabernas, la represión frentepopulista organizada

Uno de los principales argumentos de la izquierda española para quitar importancia a las decenas de miles de asesinados por la represión del Frente Popular durante la Guerra Civil fue su supuesto carácter espontáneo. Pero esto no fue así. El asesinato de religiosos, derechistas, falangistas, propietarios,… fue una práctica extendida, organizada y preparada por los partidos que formaban parte de la coalición del Frente Popular que tanto gusta reivindicar a la actual izquierda española.

/p>

Ya hemos hablado en este blog de las sacas de Paracuellos, de los asesinatos de madrileños que allí se cometieron, sacados de la capital de España, sin importar su edad o condición. Miles de ellos murieron allí, sin que en la mayoría de los casos se les diera el tiro de gracia. También hemos señalado como en otro lugar de la retaguardia lejana se elegían espacios en los que asesinar a estos “enemigos de la revolución”, en masa y sin necesidad de ocultar los cuerpos. En la provincia de Toledo eligieron la mina de la localidad de Camuñas, un Katyn republicano en plena Mancha.

Al igual que Madrid o esa zona de la provincia de Toledo, Almería estuvo en manos republicanas durante toda la Guerra Civil. Hasta el último mes de la guerra no conoció lo que era un frente. Era lo que se llamaba la retaguardia remota o lejana. Un lugar donde se llevaba a los soldados propios a descansar, pero también donde se cometían las represiones más brutales contra el enemigo señalado por su ideología derechista, por ser propietario o por ir a misa los domingos. En el municipio de Tabernas se encuentra un lugar llamado el Pozo de La Lagarta. Allí, al menos 116 personas fueron asesinadas. Algunos eran fusilados y arrojados al pozo, otros eran tirados vivos y algunos eran llevados ya muertos. Muchos de los cadáveres, como los de las imágenes que acompañan a este texto, eran fusilados atados. Algunos presentan signos de haber sido torturados e, incluso, algunos fueron asfixiados.

/p>

 

En su mayor parte procedían de las cárceles y checas de la capital, Almería, a escasos 30 kilómetros de distancia. El traslado de las víctimas era organizado por las milicias comunistas, anarquistas y socialistas y ningún comité o autoridad del Frente Popular o el supuesto Gobierno de la República hizo jamás nada para parar estos desmanes.

No era el único sitio en Alicante donde se producían estos crímenes. La primera saca de “derechistas” organizada por los milicianos –esos que en lugar de luchar en el frente asesinaban en la retaguardia- fue en la Playa de la Garrofa, donde murieron fusilados 28 almerienses en la noche del 14 de agosto. Pero allí era difícil ocultar los cuerpos. Por eso buscaron otros sitios.

Así diversificaron sus lugares para asesinar: el cementerio de Almería, el Barranco del Chisme, el Pozo del Tahal o el campo de trabajo de Turón. En total, sumados a los asesinados en La Lagarta fueron 611 personas, todas almerienses, a las que hay que sumar la represión en los municipios de la provincia para superar las 1.700 personas. De todas ellas, solamente 12 habían sido condenadas por un tribunal. 

 

Puedes comentar el blog con el autor en @Juanerpf o en la página de Facebook Los Crímenes del Comunismo.

Otras entradas del blog Crímenes del comunismo que te pueden interesar:

– 276 menores asesinados en Paracuellos, ¿memoria histórica?

– Paracuellos, la mayor fosa común de la Guerra Civil

– Así asesinaba el padre ideológico de Podemos

– La tradición de la izquierda española de quemar iglesias, aunque no haya guerra

– Las FARC, 150.000 asesinatos del marxismo-leninismo financiados por la droga

– El asesinato de una niña de 3 años y otras ‘heroicidades’ revolucionarias

– Comunistas contra anarquistas, una guerra civil dentro de otra

– ‘El trabajo os hará hombres’, así curaba el Ché a los gays

– Checas en la Guerra Civil, la represión soviética para exterminar a sospechosos

TEMAS |
.
Fondo newsletter