La tradición de la izquierda española de quemar iglesias, aunque no haya guerra