Las Cortes autonómicas acogen la muestra “Cataluña en el corazón de Castilla y León’

Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, inauguró, junto al publicista Luis Bassat, la exposición ‘Cataluña en el corazón de Castilla y León’, que reúne hasta el próximo 14 de abril en el recibidor del parlamento autonómico una selección de 44 obras de gran formato realizadas por 35 artistas catalanes que conforman la Colección Bassat. La exposición muestra la riqueza cultural que atesoramos desde la diversidad, porque no se entiende España sin Cataluña, ya que nos hace más grandes y mejores, pero tampoco se entiende Cataluña sin España”, según apuntó Clemente.

A su juicio, Bassat es un perfecto ejemplo de “lo mejor de una Cataluña dinámica, innovadora, creativa, abierta, acogedora y europea”, y en su faceta como coleccionista ha logrado, en los últimos 45 años, dar forma a una colección “inmensa” y “excepcional” de arte contemporáneo, que ahora lega a la sede de las Cortes ofreciendo a los castellanos y leoneses “una oportunidad única” de conocer lo mejor del arte contemporáneo catalán desde los años 70 hasta la actualidad.

La muestra, heterogénea, recorre desde la fragilidad de la serie ‘Gravitaciones’ de Ruth Morán, que aparece como suspendida en el vacío ante el inmenso techo del hall que alcanza los catorce metros, hasta los provocadores collages digitales de Lluís Barba, que reinterpreta piezas clásicas de El Bosco o de Jan Brueghel poblándolos con todo tipo de fauna contemporánea (de Rihanna o Steve Jobs al propio Bassat y su esposa). Las composiciones geométricas de Ramón Enrich, la fuerza de Josep Guinovart, los trazos que emergen de la oscuridad de Perecoll, las serenas meditaciones de Marc Prat o los vibrantes collages sobre lienzo de Jordi Prat Pons dan forma a una muestra “magnífica” en palabras de Clemente, que busca “brindar un reconocimiento a los artistas y al arte que nace de Cataluña y enriquece a todos los españoles”.

La exposición se puede visitar de 17 a 20 horas los días laborables y de 11 a 20 horas los sábados, domingos y festivos. La muestra se complementa con la proyección en el espacio expositivo exterior de la sede de las Cortes de Castilla y León, en la fachada lateral, de las obras expuestas a gran escala de 19 a 23.30 horas.

El título de la exposición, según apuntó, refleja varios conceptos: “Las Cortes son la casa de todos los castellanoleoneses y su sede es el corazón de nuestra democracia, y en esta Comunidad tenemos a Cataluña en el corazón. A lo largo de la historia, Castilla y León ha sido una región de vocación integradora, acogedora y que apuesta por la diversidad, consciente de que Cataluña ha liderado el progreso español en ámbitos científicos y también culturales”.

Por su parte, Bassat aseguró que la posibilidad de organizar esta exposición surgió fruto de sus visitas anuales a Valladolid, invitado por la Universidad Europea Miguel de Cervantes, para participar en un semanario de creatividad, y recalcó que esta es la exposición “más impresionante” que se ha podido contemplar hasta la fecha con fondos de su colección, gracias a un espacio que definió como “extraordinario”, y al “gran conocimiento artístico” de la presidenta de las Cortes, que fue quien eligió personalmente las piezas que conforman la muestra entre toda la colección. “Me siento orgulloso y feliz de haber confiado en ella”, recalcó el barcelonés.

Bassat recordó cómo surgió su pasión por el arte, fruto de su intenso trabajo en el mundo de la publicidad desde hace décadas. Así, explicó que la publicidad se crea con un redactor y un director de arte, y dado que él siempre ha sido el ‘redactor’, ha tenido que rodearse de muchos directores de arte a los que admiraba, que a su vez admiraban a pintores, algo que acabó con él y su esposa Carmen (los dos se conocieron en la adolescencia) volcados con el mundo artístico.

La Colección Bassat, según detalló la comisaria de la muestra, Nuria Poch, “es una de las colecciones privadas de arte contemporáneo más interesantes de la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días” y “cubre el hueco” que dejan el Macba (dedicado fundamentalmente a creadores extranjeros) y el MNAC (cuya oferta concluye con la guerra y la irrupción de las vanguardias).

Desde 2010, la Colección se expone en la Nave Gaudí, ubicada en Mataró, que fue el primer edificio que construyó Antonio Gaudí tras licenciarse como arquitecto, por encargo de una cooperativa obrera dedicada al textil. En aquella estructura el responsable de la Sagrada Familia experimentó por primera vez el uso del arco parabólico.

La Colección Bassat cuenta con casi tres mil obras originales, de las que más de quinientas son esculturas, y se complementa, además, con un amplio fondo de obra gráfica. Picasso, Miró, Chillida, Léger, Appel, Christo, Clavé, Tapies, Barceló, Saura y Guinovart son algunos nombres del elenco de artistas que atesora.

Deja una respuesta