«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
la factoría lanza una nueva versión 'woke' del clásico

Disney lo vuelve a hacer: la nueva Blancanieves será hispana y sin enanitos

Rachel Zegler, actriz protagonista de 'Blancanieves'. Europa Press
Rachel Zegler, actriz protagonista de 'Blancanieves'. Europa Press

En los últimos meses, las salas de cine españolas se han revitalizado y abarrotado de espectadores que han acudido a ver los dos estrenos del verano: Oppenheimer, del aclamado director Christopher Nolan, y la controvertida Barbie. Mientras que el biopic del brillante físico que dirigió el Proyecto Manhattan ha recibido, en líneas generales, críticas muy positivas, el filme sobre la famosa muñeca de Mattel ha caído en todos los clichés ideológicos a los que, por desgracia, nos hemos acostumbrado: una oda al pensamiento woke.

Otra película que está generando revuelo, incluso antes de su estreno, ha sido el live action remake que Disney está preparando del que fue el primer largometraje de la compañía: Blancanieves. La primera controversia relacionada con este proyecto fue la elección de la actriz Rachel Zegler, de raíces colombianas, para el papel protagónico. Lo que a priori no debería haber sido un problema, pues Zegler puede pasar perfectamente por Blancanieves, generó un notorio debate debido a que Disney enfocó su marketing resaltando, sobre todo, que la actriz que daría vida a Blancanieves era latina.

La propia Rachel Zegler avivó la polémica con diversas declaraciones, que permitían ver que, para sorpresa de nadie, el tema principal y el mensaje de la película iban a ser diferentes de los lanzados en la versión de 1937. Zegler, además de afirmar que no le gustó la película original, declaró que, en la Blancanieves clásica, «Hay un gran enfoque en su historia de amor con un tipo que literalmente la acosa. […] Así que no hicimos eso esta vez«. Pese a que el tema principal de la película de 1937 no era la búsqueda del amor verdadero, sino la importancia de la belleza interior, Zegler también manifestó que la nueva temática mostraría a una Blancanieves que «va a soñar con convertirse en la líder que sabe que puede ser«. Además de que querer enamorarse no debería ser algo antifeminista, tal y como bien señaló la usuaria de TikTok @CosyWithAngie, ha quedado claro que ni Disney ni la protagonista entendieron la moraleja de la cinta original.

Sin embargo, la auténtica paradoja de Disney se ha evidenciado con la filtración de imágenes del rodaje que muestran a los siete enanitos. En ellas, se aprecia con presteza que a los famosos enanitos les han cambiado la raza, el género e, incluso, la altura. Solo uno de los que aparece en las imágenes es un actor de baja estatura. Por tanto, estos han sido sustituidos por «siete criaturas mágicas”» cancelando así a seis actores de baja estatura, algo que ha sido criticado por miembros de dicha comunidad como el wrestler Dylan Postl, famoso por su papel de Hornswoggle durante su etapa en la WWE. Postl expresó en el Daily Mail que «Hay actores, actores enanos, que viven ese sueño de estar en una gran película como esta nueva versión de Disney, y ahora, porque Peter Dinklage dijo lo que dijo el año pasado, ahora se lo quitan, debido a la progresión». Parece ser que Disney no es consciente de que las personas de baja estatura también nacen en todas las razas y géneros, algo que, viendo el historial de la compañía, se esperaba que cambiara. Ahí está la auténtica hipocresía.

La práctica totalidad de los live action que ha hecho Disney de sus clásicos han sufrido cambios sustanciales para adaptarse a las corrientes ideológicas progresistas, lo cual ha castigado a la compañía en la taquilla. No obstante, el caso de Blancanieves es llamativo, pues Walt Disney apostó todo por ese largometraje animado, el cual fue el primer pilar de una empresa multimillonaria y la más importante en el mundo de la animación.

Además, esta nueva ‘Blancanieves, el enanito y las seis personas de estatura normal‘, representa más a la madrastra que a la princesa. Ya no importan los valores interiores, a los que Blancanieves apela en la película, sino que, para Disney, lo que define a las personas son las características superficiales de los personajes como la raza o el género.

Pese a la huelga que hay en la actualidad en Hollywood, a la que Zegler se ha sumado y en la que ha reivindicado que se le debe pagar por cada hora de reproducción que tenga la película en streaming, el filme tiene previsto su estreno para el 22 de marzo de 2024. Por lo que se ha podido saber de ella, nada queda de aquel clásico de la infancia, que los padres ponían una y otra vez en el VHS del salón familiar. También, si no estaba ya claro, que la deriva woke de Disney, cuya falta de ideas está causando que sus estrenos cada vez estén más basados en la reimaginación de clásicos frente a la producción de nuevos metrajes, está suscitando el desencanto de las generaciones que crecieron con sus películas.

+ en
.
Fondo newsletter