«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
los hogares y las empresas han puesto el freno a su endeudamiento

La financiación de los hogares y de las empresas cae 29.700 millones de euros en un año

Banco de España. Europa Press

El Banco de España publicó el pasado 1 de junio su informe habitual sobre los indicadores de liquidez y financiación de sociedades no financieras (empresas) y hogares, que acostumbra a sacar a la luz mensualmente.

Estos datos, además de indicarnos como evoluciona la situación de endeudamiento de los hogares y de las empresas, nos facilitan saber si cada uno de estos sectores claves de nuestra economía se encuentran en fase de expansión y crecimiento o en fase de contracción y reducción de las deudas de esos conjuntos.

Lo habitual es que, si el sentimiento respecto a la economía es el mismo, la evolución de los indicadores vaya en el mismo sentido, pero no siempre es así, por eso es importante analizar en conjunto la situación de los dos sectores.

Así tenemos que los hogares han reducido su endeudamiento en casi 11.000 millones de euros y las empresas lo han hecho en otros 19.000 millones. ¿Es la banca la que ha reducido la posibilidad de conseguir préstamos? La respuesta es no, porque ahora es cuando la banca puede prestar a tipos de interés que realmente le interesa, valga la redundancia, a las instituciones financieras.

Cuando la banca prestar dinero para hipotecas a un Euribor inferior al 0,5%, no le produce prácticamente ganancia alguna y el nivel de riesgo es prácticamente el mismo que prestar el dinero para una hipoteca al 3,5%, mientras que, en cambio, el beneficio que genera es 7 veces mayor, por lo tanto, salvo que el incremento de la demanda fuese muy alto y empezase a entrar solicitudes de riesgo de devolución, la banca en este momento está deseando prestar dinero a los hogares.

Son estos, los que hoy ante la situación económica y política del país, las inseguridades en el mundo de la vivienda, el incremento salvaje de la recaudación de impuestos de la Agencia Tributaria, que no para de crecer, aunque la economía no crezca, hace que los hogares, salvo para préstamos a corto plazo, prefieran evitar el endeudamiento.

Recordemos que el año pasado la Agencia Tributaria recaudó 32.000 millones de euros más que en el año 2021 ,y que en los 4 primeros meses del año la recaudación ha subido en otros 5.000 millones de euros, que han drenado la liquidez de las empresas y de los hogares y que, por otro lado, la renta per cápita desde la pandemia, ha bajado un 2,3% y somos el único país de la Unión Europea que todavía no ha recuperado el PIB del 2019.

En abril del 2022, la deuda total de los hogares era de 702.022 millones y en un año se reduce hasta los 691.261 millones, bajando el endeudamiento en 10.761 millones, que equivale a reducir las deudas de los hogares en un 1,5%.

La gran caída de endeudamiento es en préstamos a la vivienda, en donde el endeudamiento se ha reducido en 10.930 millones y demuestra claramente que los hogares, en estos momentos, no quieren endeudarse.

En cambio, en los préstamos al consumo la deuda en 12 meses ha crecido un 2,8% y subido en 2.583 millones de euros, que es una cifra similar a la bajada en préstamos para otros fines.

En España, los hogares están en franco proceso de conservadurismo y hasta que no mejore la economía y las perspectivas políticas toca una época de vacas flacas para la banca, que tendrá que buscar otros sectores en donde colocar su dinero.

En cuanto a las empresas, y con un Gobierno que ha subido las cotizaciones sociales para poder pagar la subida de las pensiones, que no reciben otra cosa que ataques por parte de los ministros del Ejecutivo y no sale nadie a defender la empresa privada, están en proceso de paro de sus inversiones, intentando recuperar caja, para en cuanto se inicie un cambio de ciclo, estar listos para saltar a la arena de la inversión.

El cambio de ciclo no puede ser solo económico, tiene que ser político también, porque en caso contrario, todos aquellos que puedan invertirán, lo harán, pero no en España. Este gobierno ha quemado todas sus naves con los empresarios y está desahuciado y solo está de “okupa” temporalmente en el gobierno.

En cuanto a los préstamos a las empresas, la deuda en un año se ha reducido en 19.009 millones de euros, lo que supone reducir en 12 meses un 2% el nivel de endeudamiento.

Tal es así, que las empresas han bajado su deuda con la banca española 12.117 millones y ya solo deben 471.902 millones y esto supone haber bajado su deuda en un 2,5%, pero también han reducido su deuda emitida en 8.163 millones que supone haber amortizado un 5,8% su deuda en circulación. Su único incremento ha sido con préstamos exteriores, que han crecido un 0,4% en estos 12 meses.

En definitiva, los hogares y las empresas han puesto el freno a su endeudamiento, lo han corregido a la baja en 29.700 millones, ante las dudas sobre la evolución de la economía española y su temor a un gobierno que ha tomado una deriva izquierdista difícil de parar. Y esto para la economía española no es bueno, se para el sector inmobiliario y se reduce la inversión de las empresas, es decir, se toca la línea de flotación del PIB del país.

TEMAS |
.
Fondo newsletter