«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Las prestaciones sociales sumaron 219.000 millones el año pasado

La Seguridad Social registró 8.650 millones de déficit real en el primer cuatrimestre de 2024

María Jesús Montero. Europa Press

Cada mes que pasa se hace más complicado resolver el problema que tiene la Seguridad Social porque el déficit real sigue aumentando.

Año a año la situación se va deteriorando porque a pesar que las cotizaciones sociales no paran de crecer por las tasas especiales para ayudar a evitar la quiebra del sistema, el GAP se va incrementando. El año pasado hubo que enviar 41.100 millones a pesar de los 186.640 millones de ingresos para dejar un déficit oficial de 8.211 millones. Este año para dar una cifra similar habrá que llegar a los 45.000 millones a pesar de que los ingresos por cotizaciones pueden llegar a los casi 200.000 millones.

En 2023, las prestaciones sociales sumaron 219.000 millones y este año llevan un camino de llegar a los 236.000 millones, es decir, que mientras los ingresos crecerán en algo más de 13.000 millones, sólo los gastos dedicados a pensiones contributivas, no contributivas, ingreso mínimos vital y la invalidez temporal subirán casi en 17.000 millones.

Tal y como cuentan las cosas desde Hacienda parece que la situación está francamente bien, pues en abril el déficit oficial ha dejado de ser déficit para ser superávit pero esto se ha producido porque los ingresos crecen oficialmente un 9,0% y los gastos sólo un 7,4%. Pero la realidad es que las cotizaciones sociales crecen un 7,2% y los otros ingresos, que son las transferencias de Hacienda, crecen un 24,9% hasta llegar a los 8.660 millones de euros 

Los gastos se incrementan un 7,4% porque las prestaciones sociales, que es la partida más importante (representan el 94,3% del total del gasto) crecen precisamente un 7,4%.

Podemos ver que mientras los ingresos por cotizaciones sociales crecen en 4.370 millones, todos los gastos crecen en 5.059 millones en estos cuatro meses. Así, no hay que olvidar que tanto los salarios como las prestaciones sociales se multiplican por dos en los meses de junio y diciembre.

El Gobierno no puede permitirse un déficit real de este organismo de más de 45.000 millones cuando el déficit previsto para todo el país es de 43.000 millones. Y sólo hay una solución: negociar o veremos la caída de la Seguridad Social y la de la economía española.

.
Fondo newsletter