El Estado fracasó el 1-O

Un ‘155 duro’, ¿suficiente para hacerse con el control de la situación?

España