«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
POR LA QUEMA DE CONTENEDORES Y COCHES

Detienen por enésima vez al rapero de origen marroquí Morad

El rapero marroquí El Morad
El rapero marroquí El Morad. Twitter

Morad El Khattouti El Horami, conocido en el mundo del rap como Morad, ha vuelto a ser detenido. Los Mossos d’Esquadra lo detuvieron este miércoles por la tarde tras relacionarlo con los incendios en los Bloques Florida de Hospitalet de Llobregat, en la provincia de Barcelona.

El Juzgado de Instrucción 5 de Hospitalet de Llobregat ha acordado este jueves la libertad provisional a disposición del juzgado siempre que sea requerido para el rapero Morad, después de ser detenido por su presunta relación con la quema de dos contenedores y dos coches. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha explicado este jueves en un comunicado que la causa está abierta por un delito de desórdenes públicos.

No se trata de la primera detención del rapero. En julio de 2021, fue detenido por saltarse el toque de queda, junto a unos amigos, y agredir a los agentes que les recriminaron su actitud. Además, se le intervino un «arma prohibida», según informó la policía catalana.

En febrero de este año, Morad se sentó en el banquillo acusado de intentar robar con fuerza en una vivienda del barrio del Putxet en el año 2018. La Fiscalía pidió para él y un amigo que le acompañaba una pena de dos años y medio de cárcel por robo con fuerza en grado de tentativa y amenazas no condicionadas.

El juicio se celebró tras la denuncia de un vecino que vio a Morad y a su amigo intentando reventar con un destornillador la cerradura de una finca. «Cuando me vieron intentaron atacarme, se abalanzaron sobre mí. Como estaba aguantando la puerta, me metí en portal, cerré la puerta, que es de hierro y pesa mucho, y me empezaron a increpar con gritos como ‘hijo de puta’, ‘te vamos a matar’, luego llamé a la Policía», aseguró el hombre.

Dos días antes del robo en el Putxet, en una calle cercana del mismo barrio, dos individuos, a los que también identificaron con el cantante y su amigo, accedieron –también con un destornillador– a un bloque de pisos, subieron hasta la segunda planta y, tras romper una ventana, entraron en uno de ellos y se llevaron ordenadores y teléfonos móviles. La Fiscalía pidió cuatro años de cárcel para cada uno de ellos. Al igual que en el juicio anterior, fueron, sin embargo, absueltos. Aunque sus coartadas no eran muy convincentes, la ausencia de testigos clave sembró «dudas razonables» sobre la autoría del robo.

El pasado abril, los Mossos d’Esquadra le detuvieron de nuevo al no presentarse a una citación judicial para declarar en calidad de imputado por un delito contra la seguridad vial. Fuentes policiales explicaron que una dotación policial se encontraba haciendo patrullaje preventivo cerca del bloque Florida de la localidad y, al pasar con el vehículo, el rapero y otros compañeros «empezaron a increpar e insultar a los agentes que se encontraban dentro del coche».

Dos meses después, los Mossos volvieron a detener al rapero por circular de forma temeraria con un vehículo por el centro de Hospitalet y no hacer caso a las advertencias de los agentes.

En febrero de este año, Jordi Évole dedicó uno de sus programas a Morad. En él se presentó al cantante como un joven luchador, pero pasaron por alto sus antecedentes al margen de la música. Fueron muy sonados los comentarios del joven rapero sobre el racismo en España: “Yo no puedo coger el metro. La gente se coge el bolso. Si me siento, se levanta la de al lado”, reveló indignado. Me temo, Morad, que esas reacciones no son rechazo al extranjero; es miedo a la delincuencia.

+ en
.
Fondo newsletter