«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
«La relación entre el PSOE y el chavismo en Venezuela va más allá de lo político»

El embajador de Juan Guaidó revela que Aldama era lobista de Ábalos: «Le preparaba el ambiente y la agenda»

Reunión del Comité Federal del PSOE - EP

Enrique Alvarado, el actual embajador de Juan Guaidó en Budapest, ha revelado detalles sobre su inesperado encuentro con Víctor de Aldama, un intermediario involucrado en la trama Koldo. Este encuentro tuvo lugar en marzo de 2019, cuando varios embajadores del líder opositor venezolano fueron citados para reunirse con José Luis Ábalos en la sede del PSOE en la calle Ferraz, Madrid. Alvarado visitó la redacción de ABC para aclarar los hechos relacionados con ese episodio.

Según Alvarado, fue convocado a Madrid por Antonio Ecarri, el embajador del Gobierno de transición de Juan Guaidó, quien le informó sobre una reunión importante con José Luis Ábalos. Alvarado inicialmente no comprendió el interés del entonces ministro de Fomento en Venezuela, pero asistió acompañado por otros embajadores. La reunión se llevó a cabo en un despacho frente al parque de El Retiro, donde el anfitrión resultó ser Aldama. Este había accedido al grupo a través de una conexión personal con un familiar de uno de los embajadores.

Aldama actuaba como un lobista, organizando el ambiente y la agenda de la reunión. Informó a los embajadores que Ábalos los esperaba en Ferraz, lo que tranquilizó a Alvarado al saber que se trataba de una reunión en la sede de un partido político y no en un bufete de abogados. Durante el encuentro en Ferraz, Ábalos fue cordial, buscando establecer una relación política de amistad con los embajadores de Guaidó. Sin embargo, Alvarado percibió que Ábalos y su equipo esperaban que ellos tuvieran influencia, información y recursos que en realidad no poseían, ya que Maduro continuaba en el poder con todo el control político y económico de Venezuela.

En relación a una carta publicada por ABC, en la que Ábalos nombraba a Aldama como intermediario entre el Gobierno de España y Juan Guaidó, Alvarado afirmó que dicha carta nunca llegó a manos de Guaidó. Tampoco tiene conocimiento de si la carta fue recibida por Ecarri o algún otro embajador.

Alvarado también mencionó los intereses económicos que el Gobierno español podría haber tenido en Venezuela. Comparó la situación con las actividades de Raúl Morodo, embajador del gobierno de Rodríguez Zapatero en Venezuela, quien ahora enfrenta problemas legales. Alvarado narró una anécdota en la que se encontró con José Bono en Roma, quien le relató un encuentro con Hugo Chávez en Barquisimeto, donde Morodo estaba presente, evidenciando la estrecha relación entre el embajador español y el presidente venezolano.

Alvarado sugirió que la relación entre el PSOE, el Gobierno de Pedro Sánchez y el chavismo en Venezuela va más allá de lo político, insinuando posibles negocios. Cree que Rodríguez Zapatero pudo haber tenido un acuerdo con Maduro para financiar el proyecto político de Pedro Sánchez con recursos generados en Venezuela, especialmente debido a la gran deuda que Venezuela tenía con compañías españolas como Repsol y Telefónica.

Finalmente, Alvarado expresó su creencia de que Nicolás Maduro perderá las próximas elecciones presidenciales en Venezuela, afirmando que la inteligencia española en Caracas está mal informada sobre la situación real. Destacó las movilizaciones masivas en apoyo a María Corina Machado y prevé una diferencia de más de 20 puntos a favor del candidato opositor González Urrutia sobre Maduro. Según Alvarado, González Urrutia es un diplomático dispuesto a negociar una salida honorable para Maduro, aunque reconoce que no será fácil debido a la tensión política en Venezuela.

+ en
.
Fondo newsletter