«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Los populares aspiran a tener un senador y un puesto en la mesa

El PP se abre a apoyar la presidencia del PSC en el Parlamento de Cataluña a cambio de un puesto en la mesa

Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo se ríen con la prensa antes de comenzar su reunión en el Congreso

Este lunes, el Parlamento de Cataluña formado con los resultados de las elecciones del 12 de mayo celebrará su sesión constitutiva, en la que se elegirán la presidencia, dos vicepresidencias y cuatro secretarías de la cámara. Estas votaciones están rodeadas de gran incertidumbre. En los últimos días, el PP aseguró merecer un senador y un puesto en la mesa. Ahora, teniendo en cuenta que esta noche Junts y ERC tratarán de llegar a un acuerdo para lograr una mayoría separatista, los populares se han abierto a respaldar la presidencia del PSC para que que sus deseos sean concedidos.

La proximidad de las elecciones catalanas y europeas ha coincidido con las negociaciones para formar la nueva Mesa del Parlamento, dificultando aún más la posibilidad de llegar a acuerdos, ya complicados por la falta de mayorías claras. Los 135 escaños del nuevo Parlamento se distribuyen así: PSC con 42 diputados, Junts con 35, ERC con 20, PP con 15, VOX con 11, Comuns Sumar con 6, CUP con 4 y Alianza Catalana con 2.

El pleno de constitución del Parlamento de la XV legislatura comenzará este lunes a las cuatro de la tarde. Aún no se sabe qué partido obtendrá la presidencia de la cámara ni los demás cargos de la Mesa. Además, la reciente decisión del Tribunal Constitucional (TC), que anuló el voto telemático del exconsejero Lluís Puig desde el extranjero, genera dudas sobre cuántos votos serán contabilizados.

La Mesa de Edad, encabezada por Agustí Colomines (JxCat) y con la participación de Júlia Calvet (VOX) y Mar Besses (ERC), deberá decidir si permite el voto a los tres diputados fuera de España: Carles Puigdemont y Lluís Puig (JxCat), y Ruben Wagensberg (ERC), que está de baja médica. Esta decisión, apoyada por ERC, podría generar controversia al inicio del pleno.

La elección de la presidencia de la cámara catalana se hará mediante papeletas depositadas en una urna con el nombre de un diputado. En primera votación se requiere mayoría absoluta; si no se alcanza, en la segunda ronda se elige al candidato con más apoyos entre los dos más votados inicialmente. Si cada partido vota a su propio diputado, el PSC, ganador de las elecciones, tendría ventaja. Sin embargo, un pacto entre Junts y ERC podría otorgar la presidencia a un diputado independentista, lo que podría llevar a que Carles Puigdemont, y no Salvador Illa del PSC, sea el primer candidato propuesto para la investidura.

Tras el pleno de constitución, se iniciará un plazo de diez días hábiles para que la nueva presidencia del Parlamento realice una ronda de consultas con los líderes parlamentarios y proponga un candidato a la investidura, la cual se celebraría como muy tarde el 25 de junio. Entonces comprobaremos si el PP se abre también a votar a favor de la investidura de Illa (PSC).

+ en
.
Fondo newsletter