«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

'VOX y Ciudadanos llevan la punta de lanza política contra el separatismo'

‘Si no movemos un dedo, gentuza como Torra y todos los que lo apoyan se llevarán el gato al agua’| ‘Partidos como Cs o VOX están llevando la punta de lanza política contra el separatismo’| ‘Existe una izquierda lerda que no piensa y que defeca acciones, pero no las planea’.

Ha aportado dos términos imprescindibles para entender la realidad política y social actual: nacionalismo separatistas e izquierda lerda. Dice de Quim Torra que es »lo más indeseable» del panorama, pero también tiene unas palabras para los ciudadanos que lo apoyan. Fernando Savater forma parte de esas sociedad civil valiente que da la batalla intelectual al separatismo, tanto catalán como vasco, y que se hartó de denunciar la »corrupción de la Universidad del País Vasco» concediendo carreras y cursos a los etarras para acortar sus condenas.
En una entrevista con La Gaceta denuncia el compadreo de los gobiernos centrales con los partidos nacionalistas, la estrecha relación de Rajoy con el »sospechoso y peligroso» PNV y, sí, también aborda la comentada compra del chalet de Iglesias y Montero. Savater en estado puro.
-Defina a Quim Torra
Por lo que sé de él, es un personaje racista, xenófobo… En fin, lo más indeseable que humana y políticamente hablando puede darse.
-En sus artículos carga contra los españoles, que no pueden considerarse extranjeros en Cataluña. La xenofobia se conoce como el odio al inmigrante ¿No es errado emplear el término en este caso?
Los xenófobos crean a los extranjeros. Ulrich Beck y otros sociólogos han dicho que fueron los nazis quienes ‘inventaron’ a los judíos. Es decir, los judíos era unos alemanes más, integrados, que vivían en tranquilidad… Lo que inventó el nazi fue la persecución a los judíos. Por supuesto que en Cataluña ninguna persona española es extranjera, sin embargo, el racismo nacionalista-separatista está inventando una raza distinta metida en Cataluña.
-Es decir, según estos autores, el nazismo destacó la figura del judío dentro de la sociedad para señalarlo como enemigo y justificar su persecución ¿Es una xenofobia artificial?
La xenofobia es la invención del enemigo, no el reconocimiento del enemigo.
-¿Se ha equivocado el Gobierno al no recurrir ante el Constitucional el voto delegado de Puigdemont y Comín para evitar así la investidura de Torra?
Sinceramente, un señor que dice que aspira a ser presidente de una autonomía, pero que no va a dedicarse a hacer autonomismo; que se niega a reconocer la Constitución; que insulta de esa manera a la mayoría de sus conciudadanos y que se propone a desobedecer la ley, yo creo que el Rey no debería haber firmado su nombramiento. Había razones suficientes para haber, por los menos, aplazado la cuestión, haber convocado al Consejo de Estado… No hay obligación de tragar un sapo como ese.
-¿Se necesita entonces aplicar de nuevo el artículo 155 de la Constitución?
El 155 se aprobó en el Senado como un mecanismo que en el momento en el que se formara gobierno queda suspendido, por lo que no habrá más remedio que suspenderlo. Ahora bien, inmediatamente que Torra empiece a llevar a cabo el plan que acaba de exponer, habrá que volver a aplicar el 155. Supongo que de manera reforzada.
-¿Un 155 de verdad, no tan ‘light’ como el pactado por PP, PSOE y Cs hace unos meses?
Claro, un 155 vitaminado. Que actuara contra TV3, que metiese mano en la Educación… Verdaderamente, un 155 que empezara a enderezar todo lo que en Cataluña se ha torcido.
-El Gobierno ha mantenido un mutis absoluto en el exterior y el relato del separatismo se ha ido expandiendo poco a poco. Ha sido la sociedad civil quien ha plantado cara a Puigdemont y compañía ¿Qué opina de esta dejación de funciones del Ejecutivo central?
Arrimadas estuvo estupenda en su discurso durante la investidura de Torra. No olvidemos que hay políticos que están dando la cara. Pero sí, hay buena parte de la sociedad civil, lo que llamamos nación, que se está oponiendo al nacionalismo con más agilidad que el Gobierno. Pero también es verdad que hay una parte de esa sociedad civil que está apoyando al separatismo.
-Es cierto, hay una gran parte de la sociedad catalana que apoya a Torra y su discurso…
Aquí todo el mundo se preocupa mucho de las cosas que ha dicho Torra pero no olvidemos que la gente ha votado a Torra en el Parlamento, y lo han elegido, no a pesar de lo que ha dicho, sino por lo que ha dicho. Torra ya ha perdido perdón por lo que ha dicho, faltan por pedir perdón los dos millones que todavía siguen apoyando a los ‘Torras y compañía’.
-Hablaba de Arrimadas y su lucha contra el separatismo, ¿qué opina del papel que están jugando partidos como Ciudadanos o VOX -que está dando la batalla judicial-?
Ambos está haciendo de punta de lanza política, porque es un problema político, no una catástrofe natural. Partidos en este momento como Cs o VOX son los que están llevando la punta de lanza política en contra del separatismo.
-No es una catástrofe natural, pero las consecuencias están adquiriendo importantes dimensiones. ¿Es reversible la situación en Cataluña?
Siempre he sido partidario de pensar que no hay nada escrito en los cielos. El problema no es preguntarnos qué va a pasar, sino qué vamos a hacer. Los actores somos nosotros y por lo tanto pasará lo que dejemos que pase. Si no movemos un dedo, si nadie hace nada, si vivimos atemorizados ante el qué dirán, pasará lo peor, que gentuza como Torra y todos los que apoyan a Torra se llevarán el gato al agua. Evidentemente, solos no se van a parar. Van a continuar encantados de sí mismos, de modo que a esta gente hay que pararle los pies. Y hay que hacerlo con todos los instrumentos que ofrece el Estado de Derecho. Con todos.
-El PNV ya advirtió que con 155 no habría Presupuestos Generales del Estado. ¿Está actuando el Gobierno con el único fin de salvar las cuentas?
No quiero pensar que ese sea su único fin, sería demasiado cortoplazista y demasiado miope. Pero desde luego, por su comportamiento parece que pone los Presupuestos por encima de otras cosas mucho más importantes, y por complacer a un socio tan dudoso y tan sospechoso como el PNV, que en el fondo todos sabemos que tiene más sintonía ideológica y política con el nacionalismo separatista catalán que con el constitucionalismo español. Está haciendo una serie de concesiones que me inquietan.
-Estamos viendo de lo que ha servido años y años de compadreo con los nacionalistas catalanes ¿No es peligroso echarse ahora en manos del PNV?
Es peligrosísimo. Los males de la democracia en España han venido siempre de que los partidos que han alcanzado el Gobierno, pero no tienen una mayoría suficiente, han tenido que apoyarse en los nacionalistas, que están sobrerrepresentados. Sean los catalanes o sean los vascos, durante todos estos años han estado haciendo y deshaciendo a su antojo porque le venía bien al partido que estaba gobernando apoyarse en ellos.
-El PNV apuesta por una reforma del Estatuto de Guernica que presente al País Vasco como una ‘nación’, con Navarra incluida, y que garantice el ‘derecho a decidir’
Todo eso es separatismo, todo eso es el intento de inventar naciones distintas, levantar fronteras, inventar etnias diferentes dentro de un estado moderno. Es una vuelta atrás humana, democrática. El nacionalismo separatista es lo que llaman en Medicina una enfermedad oportunista. Es decir, que ataca a los organismo enfermos. Cuando hay un organismo debilitado por la crisis económica, por circunstancias complejas políticas, históricas etc… El nacionalismo se crece. El nacionalismo vasco, al ver que el Estado español está debilitado por la crisis catalana, aprovecha para plantear otra vez reivindicaciones de máximos.
-¿Cómo casa que la izquierda, tradicionalmente antinacionalista, apoye o respalde estos movimientos que usted acertadamente define como nacionalismos separatistas?
La izquierda en España no ha sido tradicionalmente antinacionalista, todo lo contrario. Desgraciadamente la izquierda española ha sido tradicionalmente nacionalista. Bueno, no nacionalista, separatista. La izquierda tiene el complejo infantil de que para ser de izquierdas hay que ser antisistema, que todo lo que debilite el sistema establecido es progresista y es bueno. Ese disparate, que ha sido tan habitual en la izquierda española, les ha llevado a apoyar el movimiento más antisistema, que es el separatista. Un separatismo que en su época fue incluso terrorista en el País Vasco. Desde luego hay una izquierda pensante que…
-¿La izquierda pura?
No. Existe una izquierda lerda que no piensa y que defeca acciones pero no las planea, mientras hay otra izquierda, minoritaria, pensante. En el País Vasco, por ejemplo, todos los movimientos químicos antiseparatistas y antiterroristas los dirigieron personas de izquierdas. Agustín Ibarrola, José Luis López de Lacalle, Ramón Recalde… Todos ellos eran personas de la izquierda auténtica y de verdad. Ellos son quienes llevaron a cabo la resistencia contra el terrorismo y contra el nacionalismo. Pero desgraciadamente, los partidos antisistema -no digamos ya Podemos en estos momentos- han sido más bien simpatizantes del nacionalismo.
-¿Ha acabado ETA?
ETA como organización militar de práctica terrorista ha acabado. Ha sido derrotada, no ha acabado voluntariamente porque ellos han querido hacer una concesión, sino que ha sido derrotada por la fuerzas del orden, por las instituciones jurídicas y por una cierta resistencia cívica pequeña, porque la verdad que no hubo muchos que se enfrentaran a ETA en la calle.
-Importante matiz el de la derrota
En el terreno militar, el del terrorismo, no cabe duda de que ha sido derrotada. Ahora bien, ETA no solamente era un movimiento terrorista, también es político. Eso continúa, tienen representación en los parlamentos fruto de los años de violencia y por supuesto ahora quieren vender un relato que dice ‘bueno, ahora como ya ha acabado la violencia hay que tragarse el nacionalismo separatista porque como no es violento tiene que ser bueno’.
-¿Han cumplido los gobiernos con las víctimas?
Desde luego no hna cumplido en el sentido de que las víctimas no solamente quieren que les pasen una mano por el lomo y que se les apoyen social y económicamente, que también. Las víctimas no quieren que se premie a los verdugos políticamente. Por supuesto que se les castigue como sea necesario, porque las cárceles son un castigo. Esas cosas que se han inventado ahora de que son una especie de escuela para regenerar a la gente… Es una oportunidad efectivamente de regeneración, pero ante todo son un castigo que se impone a los culpables de delitos.
-Hay muchos de esos verdugos que no serán castigados
Las víctimas por supuesto quieren que se esclarezcan los casos que quedan por resolver -que son muchos-, que se castigue a los culpables y se les haga cumplir sus penas, no regalándoles cursos académicos y cosas por el estilo para que salgan antes. Y luego quieren que no haya un apoyo social a las ideas de los que cometieron los delitos.
-Hablando de cursos, como académico, ¿qué opinión le merece el escándalo del máster de Cifuentes? ¿Es corrupción?
He sido más de treinta años profesor universitario y jamás en la vida me ha llamado nadie para que aprobara o suspendiera a nadie, ni siquiera podría decir que he resistido las presiones heroicamente, y jamás he escuchado a mi alrededor a nadie que fuera presionado o hubiese oído ese tipo de cosas. Pero bueno, a lo mejor en otras instituciones las hay. El caso de Cifuentes ha salido a la luz y se ve que se le ha concedido, digamos, en circunstancias especiales, pero la extensión a lo de Casado me parece un poco sospechoso. El hecho de incluir a todos los que no nos gustan en eso.
-Usted estuvo denunciando durante mucho tiempo el fraude de los cursos a etarras para acortar sus condenas
Algunos hemos estado denunciando durante muchos años que se estaba regalando, no sólo másters, sino carreras enteras para ayudarles a reducir penas y nadie nos hizo caso. Francamente, eso sí que es corrupción. La verdadera corrupción la hubo en la Universidad del País Vasco con los etarras, esa sí que es una corrupción grave, porque todo lo que afecta al terrorismo y al separatismo es la mayor corrupción que ha habido en España durante años. Pero ahora hay más gente que está preocupada por las invenciones sobre los estudios de Casado que sobre lo que está pasando en el Parlamento de Cataluña.
-No podemos terminar sin hablar del ‘chaletazo’ de Pablo Iglesias…
Yo, como soy partidario de la propiedad privada, no me parece mal que la gente tenga, si el dinero se ha conseguido por vías legales, y se lo gaste en lo que le parezca bien.
-El caso es que el líder de Podemos criticó al ministro Guindos por comprarse un ático más barato que el chalet que él acaba de adquirir ¿No resulta hipócrita?
Lo que debería es llevar a reflexionar a los que siempre ven la paja en el ojo ajeno. Un poco de hipocresía, sí. En general, todas esas personas que viven escandalizadas por lo que tienen los demás y no se preocupan de lo que hacen ellos mismos, a mí eso sí me parece hipócrita. Hay una parábola evangélica que es la del filisteo que está enorgulleciéndose de lo bueno que es y de lo malo que es el publicano que está rezando en un rincón. Eso ha quedado como una imagen de la hipocresía: ‘que bueno soy yo pero que malo son los demás’. Primero es un hipócrita, y después es un imbécil.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter